Día 14 de cada mes - Diciembre

Diciembre. JESÚS NACIDO EN BELÉN


1. SALUDO

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. A Jesús de Nazaret, el hombre que Dios acreditó con signos y prodigios, pero que ustedes crucificaron, Dios lo constituyó Señor y Mesías. A él la gloria por los siglos. Que su amor, su amistad y solidaridad esté con nosotros. Amén.


2. SALMO 67

PARA PEDIR LA BENDICIÓN DE DIOS

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine tu rostro sobre nosotros:
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación.
Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.
Que canten de alegría las naciones,
porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud
y gobiernas las naciones de la tierra.
Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.
La tierra ha dado su fruto,
nos bendice el Señor nuestro Dios.
Que Dios nos bendiga; que le teman
hasta los confines del orbe.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio ahora y siempre
por los siglos de los siglos. Amén.


3. ORACIÓN DE SÚPLICA

Señor mío Jesucristo crucificado, Hijo de la bienaventurada Virgen:
abre tus oídos y escúchame, como escuchaste siempre la voz de tu Eterno Padre;
abre tus ojos y mírame, como miraste desde la cruz a tu dolorosa Madre;
abre tus labios y háblame, como hablaste a tu discípulo para llamarlo hijo de María;
abre tus brazos y abrázame, como los abriste en la cruz para abrazar al género humano;
abre tu corazón y lléname de tus gracias, como derramaste sangre y agua de tu costado abierto. Amén.


4. ACLAMACIONES

Jesús, Tú eres la luz.
Jesús, Tú eres la vida.
Jesús, Tú eres el Hijo de Dios vivo.
Jesús, Tú eres el testigo fiel de Dios en el mundo.
Jesús, Tú eres nuestro camino.
Jesús, Tú eres la Palabra verdadera.
Jesús, Tú eres el Hijo de María.
Jesús, Tú eres el vencedor del mal y de la muerte.
Jesús, Tú eres nuestro amigo.
Jesús, Tú eres Dios con nosotros.
Jesús, Tú eres el Rey de Reyes.
Jesús, Tú eres el Señor de Señores.
Jesús, Tú eres el Mesías.
Jesús, Tú eres el Buen Pastor.
Jesús, Tú eres el principio y el fin.


5. DEL EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 2, 6-14

Mientras estaban en Belén, llegó para María el momento del parto y dio a luz a su Hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, pues no había lugar para ellos en la posada.

En la región había pastores que vivían en el campo y que por la noche se turnaban para cuidar sus rebaños. Se les apareció un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de claridad. Y quedaron muy asustados. Pero el ángel les dijo: "No tengan miedo, yo vengo a comunicarles una buena noticia, que será motivo de mucha alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, ha nacido para ustedes un Salvador, que es el Mesías y el Señor. Miren cómo lo reconocerán: hallarán a un niño recién nacido, envuelto en pañales y acostado en un pesebre".

De pronto una multitud de seres celestiales aparecieron junto al ángel, y alababan a Dios con estas palabras: "Gloria a Dios en lo más alto del cielo y en la tierra paz a los hombres: ésta es la hora de su gracia".

Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.


6. MEDITEMOS

La Iglesia se siente feliz por este nacimiento del Hijo de Dios y, por eso, expresa la fuerza de su nacimiento. Como una madre canta porque le ha nacido un hijo, como un hermano canta porque hay un nuevo hermano en casa, como una esposa canta por el esposo, como una mujer canta por el hombre que ha llenado su vida, así la Iglesia canta por Cristo que llena de plenitud la vida de toda la humanidad.

La noche de Navidad la Iglesia canta el nacimiento del Hijo de Dios que es nuestra vida, que cambia nuestra existencia, que toca cada uno de los momentos de nuestra experiencia, porque asume nuestras pobrezas, nuestros pecados, nuestras tristezas y nuestras esperanzas.

Por esto, el nacimiento de Jesús es un acontecimiento que nos toca a cada uno de nosotros y que toca nuestros problemas de modo que podamos verlos con corazón nuevo. Podríamos recordar algunos de estos problemas: la violencia, la guerra, los secuestros, la droga, la crisis de trabajo. Problemas que tienen un denominador común: el desgarramiento del tejido humano, el sufrimiento humano.

Jesús está entre nosotros para recomponer el tejido humano destrozado, para hacer de nuevo un ambiente verdaderamente humano. Jesús está entre nosotros para hacernos vivir con humanidad y dignidad estas cosas, para abrirnos el corazón y la inteligencia. Debemos ponernos en camino hacia Belén, para reconocer este grande acontecimiento que está en medio de nosotros.

Señor Jesucristo, te agradecemos que el Evangelio del amor del Padre, con el que tú viniste a salvar al mundo haya sido proclamado ampliamente en América, como don del Espíritu Santo que hace florecer nuestra alegría.

Te damos gracias por la ofrenda de tu vida, que nos entregaste amándonos hasta el extremo, y nos hace hijos de Dios y hermanos entre nosotros.

Aumenta, Señor, nuestra fe y amor a ti, que estás presente en tantos sagrarios del continente.

Concédenos ser fieles testigos de tu resurrección ante las nuevas generaciones de América, para que conociéndote te sigan y encuentren en ti su paz y su alegría. Sólo así podrán sentirse hermanos de todos los hijos de Dios dispersos por el mundo.

Tú, que al hacerte hombre quisiste ser miembro de una familia humana, enseña a las familias las virtudes que resplandecieron en la casa de Nazaret. Haz que permanezcan unidas, como tú y el Padre son uno, y sean vivo testimonio de amor, de justicia y solidaridad; que sean escuela de respeto, de perdón y mutua ayuda, para que el mundo crea; que sean fuente de vocaciones al sacerdocio, a la vida consagrada y a las demás formas de intenso compromiso cristiano.

Danos fuerza para anunciar con valentía tu Palabra en la tarea de la Nueva Evangelización, para corroborar la esperanza en el mundo.

(De la Exhortación Apostólica Ecclesia in America)

El Dios que se manifestó a nosotros en la persona de Jesús, que nació en medio de nosotros y vivió en el seno de una familia humilde, nos conceda su paz y nos bendiga.


7. BENDICIÓN

PADRENUESTRO QUE ESTÁS EN LOS CIELOS...
DIOS TE SALVE, MARÍA, LLENA ERES DE GRACIA...
GLORIA AL PADRE Y AL HIJO Y AL ESPÍRITU...

Que la gracia y la bendición del Señor de los Milagros esté con cada uno de nosotros. La paz de su semblante nos tranquilice. Los méritos de su cruz nos defiendan.

El amor de su corazón nos inflame. Los sufrimientos de su Pasión nos consuelen. El resplandor de sus llagas iluminen cada una de nuestras palabras y acciones. Y sus brazos amorosos nos acojan algún día en la gloria eterna del cielo.

Y la bendición de Dios todopoderoso: Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre nosotros y permanezca para siempre. Amén.

Contáctenos

Parroquia San Clemente

Parroquia San Clemente María Hofbauer
Carrera 77D No. 53 - 40
Tel. +57(4) 520 3560
despacho@parroquiasanclemente.com
Medellín - Colombia
Sur América

Horarios Eucaristías

Lunes* a Viernes:
Mañana: 7:00am - 8:00am
Tarde: 5:00pm - 5:45pm - 6:30pm
* Los lunes a las 6:30pm la misa es la cripta

Sábados
Mañana: 6:30pm - 8:00am
Tarde: 12:00m - 6:00pm

Domingos
Mañana: 7:00am - 8:30am* - 10:00am
Tarde: 12:00m - 4:00pm - 5:30pm - 7:00pm
* Comunitaria

JoomShaper