San Clemente María Hofbauer

SAN CLEMENTE MARÍA HOFBAUER (1751 – 1820)
El Apóstol de los jóvenes universitarios

San Clemente María María Hofbauer es llamado el segundo fundador de los Misioneros Redentoristas, porque fue el primero en establecer la Congregación del Santísimo Redentor, obra de San Alfonso María de Liguori, fuera de Italia, al norte de los Alpes, en las naciones del centro de Europa.

Nació el 26 de diciembre de 1751, en Tasswitz, Moravia – hoy república checa – y fue bautizado con el nombre cristiano de Juan. Era el noveno de los doce hijos de un ganadero y carnicero que había cambiado su apellido eslavo de Dvorak por el equivalente alemán de Hofbauer. Su madre era alemana.

san-clemente-1Desde niño anhelaba ser sacerdote, pero la pobreza se interponía en su camino, pues su padre había muerto prematuramente y, a la edad de quince años, se ganaba la vida como aprendiz de panadero, oficio que desempeñó durante algún tiempo en el monasterio premostratense de Bruck, Allí tuvo la oportunidad de estudiar latín y filosofía.

Dos veces peregrinó a Roma desde Viena, a donde había ido a trabajar como panadero. Con su amigo Pedro Kunzman ensayó la vida de ermitaño en Tívoli - Italia, - donde comprendió que su trabajo debía ser el de un misionero y por eso regresó a Viena. Por esta época añadió a su nombre de Juan el de Clemente, que usará toda su vida.

Un día, después de haber ayudado la misa en la catedral de San Esteban, se ofreció a conseguirles un carruaje a dos damas que se habían refugiado en el vestíbulo mientras llovía y este casual servicio lo llevó a realizar el deseo de su corazón, ya que las dos damas descubrieron que no tenía los medios para seguir los estudios para el sacerdocio y se ofrecieron a pagárselos, no solo a él, sino también a su amigo Tadeo Hüble. Como el ambiente de estudios allí en Viena no le agradó decidió entrar en una congregación religiosa.

Poco tiempo después los dos marcharon de nuevo a Roma, era el año de 1784. Se hospedaron cerca de la basílica de Santa María la Mayor y decidieron ir al día siguiente a la iglesia que primero escucharan repicar las campanas. La primera iglesia que repicó sus campanas fue la iglesita de San Julián. Allí encontró una comunidad que llamó fuertemente la atención de Clemente y de Tadeo por su manera de orar y por la sencillez de su vida. Al preguntar a un niño quiénes eran esos hombres, el niño le respondió: “Son Redentoristas y usted llegará a ser uno de ellos”. Puede ser que fuera una simple broma del niño, pero Clemente sintió que era la voz de Dios y pidió al superior de la comunidad entrar en la congregación. El superior le explicó el ideal de los Redentoristas y Clemente y Tadeo presentaron la solicitud de admisión. ¡Al fin Clemente encontraba lo que tanto había estado buscando! Clemente y Tadeo pidieron entrar y fueron aceptados.

san-clemente-2Los dos amigos profesaron y se ordenaron en 1875. Clemente tenía treinta y cuatro años de edad. Los nuevos sacerdotes recibieron la misión de llevar la Congregación fuera de Italia. Los superiores no tuvieron inconveniente en dejarlos marchar de nuevo al centro de Europa a establecer la comunidad. Partieron con la intención de ir hasta Rusia Blanca, pero terminaron quedándose en la capital polaca, Varsovia, dominada entonces por los rusos.

En el viaje de regreso Clemente se encontró de nuevo con su amigo Pedro Kunzman, quien se unió a ellos como hermano y vino a ser el primer novicio. En Varsovia, el nuncio papal puso a disposición de los viajeros la Iglesia de San Bennón. Había en la ciudad varios miles de alemanes que desde tiempo atrás no tenían sacerdotes que hablaran alemán. Los nuevos misioneros empezaron su tarea en la mayor pobreza.

Entre los años 1789 y 1808 el trabajo pastoral realizado San Clemente y sus compañeros fue extraordinario. La iglesia de San Bennón fue el centro de una “Misión Permanente” durante veinte años. Allí se predicaba en polaco y en alemán cinco veces al día. Muchísimas fueron las conversiones al catolicismo en medio de grandes dificultades y de persecuciones. En 1807 muere el Padre Tadeo Hüble, víctima del tifo contraído cuando atendía a algunos soldados italianos.

En 1808, un decreto de Napoleón suprimió todas las comunidades religiosas. El 20 de julio fueron sacados del convento todos los religiosos y encarcelados. Entonces se resolvió que la comunidad se disolviera y que cada uno regresara a su país de origen.

San Clemente, después de otro encarcelamiento en la frontera con Austria, pudo llegar a Viena con la esperanza de restablecer allí la comunidad, pero las leyes del emperador José II lo impidieron. Allí viviría Clemente los 12 últimos años de su vida. Durante cinco años fue capellán en la iglesia nacional italiana y en 1813 el arzobispo lo nombró capellán y confesor de las Religiosas Ursulinas y rector de la iglesia adjunta. Allí tuvo libertad para predicar, oír confesiones, y cumplir con todos sus deberes sacerdotales. Su confesionario estaba siempre asediado por penitentes de toda clase social.

Con su influencia se impidió que se creara en Austria una iglesia nacional autónoma. Se interesó por la difusión de una buena literatura, pero quizá su obra cumbre fue el establecimiento de un colegio católico que llegó a ser un don inestimable para Viena, puesto que además de proporcionar muchos sacerdotes y monjas, fueron seglares muy instruidos, que después ocuparon importantes cargos. Durante su vida San Clemente tuvo gran celo pastoral por los enfermos en su lecho de muerte.

A pesar de sus buenas obras y de su espíritu apostólico, San Clemente fue objeto de frecuentes persecuciones por parte de los adictos al “Josefinismo” y la policía lo vigilaba constantemente. Siempre fue un hombre de trabajo, de un enorme celo apostólico.

La situación en la sociedad había llegado a ser tan contraria a la fe que Clemente hablaba que era necesario predicar de nuevo el Evangelio. Aunque no se destacó como un gran predicador, ya que su estilo era muy sencillo, cuando predicaba siempre estaban llenas las iglesias. Era que hablaba con el corazón y un corazón enamorado de Dios y de la Iglesia. Se hizo amigo de los jóvenes estudiantes de la universidad que buscaba en él un amigo y un consejero en las dificultades y sobre todo un apoyo para vivir su fe en medio de una sociedad contraria a la religión. Clemente fue un hombre de fe. Al final de su vida, aunque aquejado de varias enfermedades, trabajaba tan intensamente como siempre.

Cuando vislumbraba mejores días para su comunidad redentorista en Austria y en Europa y cuando acariciaba el momento de tener, formando comunidades apostólicas, a todos los Redentoristas que ambulaban por diversos países y lugares del centro de Europa, le llegó el final de su existencia.

Finalmente falleció el 15 de marzo de 1820 y toda la ciudad de Viena se aglomeró en las calles para rendirle homenaje, cuando su cuerpo fue llevado por doce de sus más queridos discípulos a la catedral a través de las grandes puertas que solamente se abrían en las ocasiones más solemnes. En la vida de San Clemente no hubo hechos extraordinarios o acontecimientos fuera de lo normal. Fue el santo de la fidelidad de cada día y del amor al prójimo: Amó como amó Jesús, sufrió como sufrió Jesús y por esto es santo. También se le conoce como el “Hombre de Fe” y el Apóstol de Viena.

Beatificado el 29 de enero de 1888 por el Papa León XIII y finalmente fue canonizado por S.S. Pío X el 20 de mayo de 1909.

A San Clemente María Hofbauer se debe la extensión de la congregación de los Misioneros Redentoristas por varios países de Europa, de donde los hijos espirituales de San Alfonso se esparcieron por todo el mundo. Su fiesta litúrgica se celebra el día 15 de marzo de cada año.
 
Este es Santo Patrono del templo que los Misioneros Redentoristas levantaron en la ciudad de Medellín en el Barrio Los Colores.

Contáctenos

Parroquia San Clemente

Parroquia San Clemente María Hofbauer
Carrera 77D No. 53 - 40
Tel. +57(4) 520 3560
despacho@parroquiasanclemente.com
Medellín - Colombia
Sur América

Horarios Eucaristías

Lunes* a Viernes:
Mañana: 7:00am - 8:00am
Tarde: 5:00pm - 5:45pm - 6:30pm
* Los lunes a las 6:30pm la misa es la cripta

Sábados
Mañana: 6:30pm - 8:00am
Tarde: 12:00m - 6:00pm

Domingos
Mañana: 7:00am - 8:30am* - 10:00am
Tarde: 12:00m - 4:00pm - 5:30pm - 7:00pm
* Comunitaria

JoomShaper